Buscar
  • Fernando Atria

El problema constitucional tendrá que resolverse por las buenas o por las malas

23 Abril 2013


Acaba de aceptar ser parte del grupo que trabajará en delinear la mejor forma para cambiar la Constitución de Pinochet. Aunque para Atria el objetivo final de cualquier modificación en este sentido es la asamblea constituyente, también pone sus reparos sobre lanzarla de entrada como el mecanismo de salvación: “Plantear la demanda actual de esa manera, es la vieja práctica de la izquierda de hacerle el juego a la derecha. Es facilitarle la defensa de este orden”, asegura en esta entrevista.

“A mí me gustaría que quedara claro por qué necesitamos una nueva constitución”, dice.


-Yo creo que el problema es que las reglas actualmente vigentes de actuación de la ley, incluida la ley de reforma constitucional, las reglas actualmente vigentes, aseguran que cualquier reforma que se apruebe a través de ella va a reproducir el problema y no lo va a solucionar. Ese es el problema de fondo. Este sería el test que yo usaría: si una reforma es capaz de pasar a través de las normas actualmente vigentes, esa es garantía de que esa reforma no soluciona nada, sólo reproduce el tema. Con la reforma de Lagos se dijo con esto se soluciona el problema, pero lo único que hizo fue mantener el problema exactamente igual.


-¿Por qué? Hay quienes piensan que la modificación constitucional de Lagos fue suficiente.

-Yo creo la Constitución del ‘80 ha sido modificada todo lo que puede ser modificada, respetando las formas institucionales de producción de reformas constitucionales. O sea, yo diría que Ley 20.050 llegó tan allá como pudo. Lo que pasa es que tan allá, no es suficientemente allá. Por eso es necesaria una nueva Constitución no una reforma constitucional. El contenido de esa reforma estuvo dado por lo que era posible hacer pasar a través de las normas vigentes. El precio del acuerdo para que pase a través de las reglas es transformar una reforma que no soluciona nada. Con esto no estoy diciendo que hay que levantarse y terminar con todo… Esto no implica nada respecto a agachar el moño o no. Lo único que implica es realismo. Hasta cierto punto es bien obvio, porque estas reglas constitucionales tienen una finalidad bien precisa y es de puro autoengaño que no lo decimos más seguido… que es la finalidad es darle a la derecha veto para proteger lo que le interesa aún cuando sea minoría. Entonces lo primero que hay que entender es que no hay solución al problema constitucional si no hay alguna manera de constitución dada por fuera. En ese sentido, cualquier conjunto de reglas de este tipo que fuera acordado de un modo mínimamente participativo e igualitario entre todos los que acuerdan sin vetos, sería una constitución aceptable.


-Por ejemplo…

-Uno incluso podría decir… ‘mete a estos parlamentarios, pero diles que decidan por mayoría simple y si no deciden no vale la Constitución del 80’. Si lo pones en esos términos, yo les diría que el acuerdo al cual van a llegar va a tener que ser un acuerdo que sea aceptado para todos y esa es la cuestión. Entonces el problema no es que exista asamblea constituyente. El problema es queremos una Constitución que no esté atada a todas estas facticidades ya existentes, que se libere de todas esas trabas y que sea una nueva decisión.


Nota completa:


13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

©2020 por Fernando Atria. Creada con Wix.com